¿Qué llevo en mi maleta?

¡Buen día a todos!

A pesar de lo que se suele pensar, cuando vives en países como Ghana o Myanmar, tu maleta no está llena de ropa de marca, zapatos de tacón o el último grito en bolsos. Cuándo vives en un país en vías de desarrollo y con un clima subtropical, te olvidas de si tu ropa sigue las últimas tendencias de la moda y centras tu atención en no salir de casa sin repelente de mosquitos o protector solar.

A lo largo de estos cinco años de expatriación, nuestra maleta ha ido evolucionando al mismo ritmo que lo ha hecho nuestra familia. Al principio cuando vivíamos en Ghana y éramos solamente mi Argentino favorito y yo, nuestra maleta solía ir llena de comida y buenos vinos. Solíamos cargas con indecentes cantidades de embutidos, jamón y quesos españoles, carnes envasadas al vacío (una vez incluso, cargamos con más de cinco quilos de carne desde Argentina), botellas de vino tinto, dulces como turrones o alfajores y muchísimo chocolate! Desarrollamos una técnica perfecta para meter todo en las maletas y nunca jamás se nos rompió una botella o se nos echó a perder la carne. Solíamos viajar cada seis meses, así que llenábamos el congelador y la despensa por miedo a quedarnos sin comida.

Cuando adoptamos a Penny empezamos a hacer hueco y llevar algunas cosas también para ella. En Ghana no había demasiadas cosas para gatos, así que le cedimos una pequeña parte de nuestra maleta. Recuerdo que compramos su primera caja de transporte en Argentina, preciosa, ¡de color rosa! Después resultó que no estaba homologada para viajar en avión, así que le compramos una nueva en Dubái! Siempre compramos juguetes para ella, collares nuevos o comida húmeda para darle un capricho de vez en cuando. La pobre tenía que conformarse con el pienso que encontrábamos en el supermercado, que era de pésima calidad e, incluso, una vez nos quedamos sin arena para su baño por más de 10 días! (No preguntéis cómo nos las apañamos…)

Ahora nuestra maleta ha cambiado por completo. Martín se ha quedado con más del 70 por ciento del espacio y hemos dejado de trae comida a Myanmar. Por el contrario, llenamos nuestra maleta con juguetes de calidad y libros para su edad en español. Ropa para los próximos meses y zapatos buenos de al menos dos tallas diferentes.

El 30 por ciento restante es para nosotros! Pero ya no la llenamos con embutidos, quesos o chocolates. Comemos lo que encontramos en el país y hemos modificado muchísimo nuestra dieta. Ahora comemos …

+ Verduras, frutas y cereales

Carne y pescado (seleccionando muchísimo la calidad)

Nada de embutidos y dulces

Con el paso de los años, ¡lo agradecen tanto nuestro cuerpo como nuestra maleta!

Y vosotros, ¿qué llevaríais en vuestra maleta si vivierais en el extranjero?

Esta semana ya está a punto de acabar, así que espero que paséis un fantástico fin de semana!

P.D. Eso sí, cuando viene la familia desde España o Argentina siempre nos trae un poco de jamón o unos cuantos alfajores 😊!