Primeros días en Yangon

Hola a todos! Hoy hace dos semanas que salimos de Barcelona, con todas nuestras cosas en cinco maletas y con un escuadrón de familiares que nos acompañaban hasta esta parte del mundo! Un viaje que sin duda no olvidaremos nunca.

Fueron 16 horas de viaje en total, incluyendo dos vuelos de 6 y 6h30 min, más una escala en Doha de algo más de tres horas. Pero para nuestro cuerpo estuvimos 24 horas viajando. Martín disfrutó del viaje y nos hizo mantener la ilusión hasta el último minuto. Los abuelos y los tíos no dejaron de jugar en todo momento con él y, como no, el juguete de la casa estaba más que contento.

Lo confieso: viajar tantas horas en avión con un bebé de 19 meses me aterraba, pero sin duda Martín es un alma viajera. Durante el primer vuelo, que salió de Barcelona a las 9 de la mañana, durmió una siesta y después de cargar las pilas jugó y miró dibujos. Algunas cosas que me fueron genial para entretenerle:

  • Llevé una nevera con diferentes snacks y algunos de sus comidas favoritas (galletas de plátano y cacahuete, lentejas estofadas, pollo con verduras, brócoli al vapor) y fruta, sobre todo plátanos.
  • Me descargué en la aplicación de Netflix del móvil varios capítulos de sus series favoritas y a ratitos se los iba poniendo.
  • Varios mordedores y sus cochecitos de juguete
  • Pero sin duda la mejor ayuda fueron los abuelos y los tíos, ¡sin duda!

Al llegar a Doha nos dedicamos a correr y jugar por la terminal. No paramos un momento quietos. Saltábamos, subíamos escaleras, mirábamos los aviones… qué divertido puede ser la espera en un aeropuerto si miras a través de los ojos de un niño.

Aeropuerto de Doha

El segundo vuelo fue un vuelo nocturno, así que Martín lo tuvo claro, ¡era momento de dormir! Y así hizo, se durmió antes de despegar y lo tuve que despertar para prepararnos para el aterrizaje! Increíble pero cierto.

Estos primeros días en Yangon están siendo una montaña rusa de emociones. El reencuentro con papá fue increíble. Llegar acompañados por nuestros familiares nos hizo pensar que veníamos en un primer momento de vacaciones y en parte fue estupendo, conocimos la parte más turística de la ciudad y siempre lo recordaremos. Una vez empezó la rutina, tanto Martín como a mi nos bajo la adrenalina y nuestro cuerpo pidió un respiro. Fiebre y resfriado. Ese ha sido el resultado de los últimos días. Pero nada que no pueda arreglarse con muchos mimos, cama y caldos caseros.

Myanmar nos ha recibido con los brazos abiertos y estamos muy contentos. Nos lo tomamos con calma y sosiego, tenemos muchos meses por delante, así que no hace falta que corramos para descubrirlo todo ahora.

Swe Dagon Pagoda, Yangon

El clima está siendo bastante benévolo, sobre todo porque no hace muchísimo calor, aunque sí llueve muchísimo. ¡Hoy literalmente ha estado lloviendo todo el día! La ciudad es muy verde, tiene muchísima vegetación y cuenta con dos grandes lagos artificiales.

A medida que vayamos descubriendo más cosas y adaptándonos os iré contando. ¿Os gustaría que escribiera sobre algo específico sobre Myanmar? Déjamelo en comentarios y estaré encantada de hacerlo!

¡Buenas noches a todos (aquí ya es madrugada)!