Galletas de plátano y cacahuete

Hoy os traigo una super receta para viajes como el que nos espera mañana.

Sí, sí, mañana nos vamos de viaje, porque nos mudamos a Myanmar, ¿no lo sabías? Pues te lo cuento aquí!

Bueno al lío! Quiero compartir con vosotras la receta de galletas de plátano y cacahuete que le hago normalmente a Martín. Es una receta facilísima, tardas menos de 10 minutos en hacer la masa y lo mejor es que las puedes preparar con los peques!

Ingredientes:
2 plátanos muy maduros
1 cda. de crema de cacahuetes (yo compro la Monki, es 100% cacahuete)
Aprox. 1 taza de leche de avena
Aprox. 1 taza de copos de avena (sin azúcar)

Receta galletas

Paso a paso:

  • Precalentar el horno a 180º
  • Pelar los plátanos y, en un bol, trocear y machar con un tenedor hasta que quede una pasta homogénea.
  • Añadir una cucharada de crema de cacahuetes y mezclar.
  • Añadir la taza de leche de avena e integrar con la masa.
  • Poco a poco, agregar los copos de avena e integrarlos hasta que quede una masa húmeda pero compacta. Añadir tantos copos como la masa necesite.
  • En una bandeja para horno, colocad papel de hornear o de aluminio. Encima, formar pequeñas bolitas con la masa (yo uso dos cucharas grandes, porque la masa es muy pegajosa y se me queda en las manos) y colocarlas a aproximadamente un centímetro de distancia.
  • Cuando todas las bolitas estén listas, hornear durante unos 20 minutos a 180º.
  • Estarán listas cuando la masa se haya secado un poquito y se puedan despegar bien del papel de horno.

 

Y ahora solo queda disfrutar! Son ideales para ir al parque, un viaje en coche o, como en nuestro caso, un tentempié para el avión.

¡Que acabéis muy bien la semana!

¡Empieza una nueva aventura!

A veces para ganar hay que arriesgar, ¿no os parece?

Pues bien, esta vez nos hemos liado la manta a la cabeza y en menos de un año y medio ¡nos volvemos a mudar! Sí, desgraciadamente nuestro tiempo en Croacia ha llegado a su fin y toca volver a hacer las maletas. Pero nada de pena, chicas, que esta vez el lugar promete y ¡mucho!

Como ya os había contado anteriormente, cuando decidimos irnos a vivir como expatriados nuestro destino fue Ghana, en África Occidental. Después de tres años super intensos e interesantes, tuvimos la gran suerte de que enviaran a mi argentino favorito a un país tan precioso como es Croacia. Pues bien, ahora el lugar escogido se encuentra en el sudeste asiático!

¡Tres continentes en cinco años, un gato y un bebé!

Os doy algunas pistas sobre el país donde nos vamos a vivir:

  • Se le conoce por dos nombres diferentes, el primero tiene su origen en la época colonial y el segundo es el oficial actualmente.
  • Es conocido por ser “el país de los templos”
  • Limita al oeste con la Índia y al este con Tailandia

¿Lo habéis descubierto ya?

¡MYANMAR!

Todavía no nos creemos que sea verdad, pero poco a poco se acerca la fecha de la mudanza y a medida que llenamos las maletas con nuestras cosas se hace cada vez más real y emocionante.

Después de pensarlo y valorarlo bastante, hemos tomado la decisión de mudarnos a pesar de que en Zagreb éramos muy felices. Desafortunadamente, las opciones profesionales en Croacia no son muchas y aunque es un país ideal para criar a un hijo, decidimos apostar por esta nueva aventura.

En Myanmar tendremos la oportunidad de conocer de primera mano una cultura totalmente diferente a la nuestra, disfrutar de la naturaleza en estado puro y podremos visitar países cercanos que hace mucho tiempo que nos atraen. Sin embargo hay algunos puntos negativos que por el momento todavía nos quitan el sueño. En primer lugar, el sistema de asistencia sanitaria todavía es algo precario y en caso que nos sucediera alguna cosa deberíamos viajar a Tailandia o, en el peor de los casos, volver a Europa. No es la primera vez que vivimos en un lugar así -en Ghana sucedía exactamente lo mismo-, pero ahora nos acompaña Martín y no podemos arriesgarnos a que suceda nada. Estoy segura de que una vez estemos allí estaremos más tranquilos al ver cómo es el país y el entorno.

En segundo lugar, la clima me agobia bastante porque el índice de humedad es siempre altísimo. Vivir permanentemente en verano tiene muchas ventajas, pero Martín es muy caluroso y estoy segura de que el clima tropical le va a agobiar un poco. ¡Ya os contaré como nos las arreglamos!

Y por último, aunque no el menos importante, todo lo contrario, Myanmar está muy lejos de España y aún más de Argentina! Vamos a extrañar mucho no poder ver a nuestras familias y amigos más a menudo, pero esperamos que nos vengan a visitar y aprovechen para viajar por la zona.

La aventura empieza finalmente este viernes, Martín y yo cruzaremos medio mundo para reencontrarnos con mi argentino favorito que lleva preparando nuestro nuevo hogar desde hace ya unos días.

Este viaje va a ser todo un reto: ¡el primer viaje en avión de larga distancia con Martín! ¿Algún consejo de mamás expertas? Cualquier idea mi sirve, en serio! Animaos a dejar un comentario y así no solo me daréis ideas a mi, sino también a otras mamás que estén en la misma situación.

¡Feliz martes!

Nuestra ‘tribu’ en Zagreb

A menudo me preguntan cómo se relaciona Martín con otros niños si no va a la guardería y vivimos lejos de nuestras familias. La solución no es sencilla, pero os diré que se relaciona y ¡mucho!

Ser una familia expatriada tiene muchas ventajas, pero hay algo que no se puede cambiar y es un gran inconveniente: estamos muy lejos de nuestra familia y amigos. Cada vez que llegamos a un nuevo lugar, empezamos de cero, sin conocer a nadie y poco a poco vamos creando nuestra comunidad de amigos y conocidos. Parece complejo, pero en realidad es algo natural y que con el tiempo se interioridad de forma muy rápida.

Desde que nació Martín decidimos que intentaríamos no llevarlo a la guardería; de momento, puedo estar con él todo el día y me siento muy afortunada por ello.

Entonces, si no tenemos familia cerca y tampoco va a una guardería, ¿cómo hacemos para que juegue con otros niños? Como ya comenté en este post sobre trucos y consejos para mamás expat, es muy recomendable rodearte de personas en tu misma situación cuando llegas a una nueva ciudad. Al poco tiempo de llegar a Zagreb, me puse en contacto con el International Women’s Club of Zagreb (IWCZ), una asociación de mujeres expatriadas que organiza diferentes tipos de actividades, pero sobre todo funciona como plataforma para hacer contactos y relacionarse. ¡Cuál fue mi sorpresa cuando me dijeron que dentro de la asociación existía un Babies and toddlers’ club (un club para mamás y bebés)! Martín solo tenía cinco meses cuando fuimos por primera vez a los encuentros semanales con otros bebés y niños de hasta tres años. Él no se daba cuenta y apenas se relacionaba al principio con los demás. Sin embargo, para mí, aunque logísticamente a veces era complicado asistir, me ayudó muchísimo a conocer la ciudad, otras mamás y un montón de cosas sobre maternidad.

Poco a poco, Martín empezó a interactuar cada vez más, sobre todo a partir de los nueve meses. Lo que al principio era un encuentro entre mamás y bebés desconocidos, fue convirtiéndose en una reunión semanal ineludible, un grupo de amigos y, finalmente, en nuestra tribu.

Nuestra tribu en Zagreb

Con ellos hemos celebrado el primer cumpleaños de Martín, hemos compartido juegos, risas, preocupaciones y dudas; y la reunión semanal ha acabado también en almuerzos entre semanas, horas en el parque y picnics los domingos.

Nuestra tribu en Zagreb está formada por mamás y bebés de diferentes partes del mundo, con culturas y lenguas diferentes, pero con el mismo interés y objetivo: criar a nuestros hijos de la mejor forma en un país que no es el nuestro.

Y vosotras, ¿cómo es vuestra tribu? Contádmelo en comentarios 🙂